Te invitamos a conocernos

Somos…

Somos una Iglesia Cristiana Evangélica que se esfuerza cada día en ser fiel al Señor Jesucristo y a sus escrituras. Estamos convencidos que como su Iglesia tenemos la responsabilidad de formar discípulos de Cristo, enseñándoles a vivir una vida piadosa como Jesucristo la tuvo en esta tierra, apegada a las escrituras y con la guía de su Espíritu Santo; para que en cada paso el carácter del Hijo de Dios sea formado en cada uno de ellos.
Mirando los tiempos en que vivimos, tiempos de mucha confusión, sabemos que la palabra de Dios es la única luz entre tantas tinieblas y la absoluta verdad entre tanta mentira.
Desechando todo pensamiento humano y ciñéndonos a la mente de Cristo, caminamos en esta tierra mirando la eternidad.

Testimonio: Pastor Miguel A. Lopez

Por el año 1974 tras una fuerte enfermedad de muerte de mi abuela, con solo cuatro años de edad, pise el primer culto evangélico pentecostal donde Dios hizo el milagro que ella fue a buscar. Ya con seis años di mis primeros pasos en este bendito camino nutriéndome desde esa edad hasta que me aparté a los catorce años en 1984. Recuerdo como referente  de esa época al evangelista Yiye Ávila y por su puesto en aquel entonces a quien era mi pastor: Pastor misionero Antonio Epifanio Fernández y su esposa Julia de Fernández, mi maestra de escuela dominical.
Tras una separación del evangelio luego de trece años, ya casado con Claudia Roxana Canteros, vuelvo a encontrarme con mi Señor en el año 1997. Así, hasta el año 2003, siendo ministrado bajo la autoridad de dos pastores llego a ser visitado y enunciado por el Espíritu Santo con un mover fresco del Señor. Desde allí siendo activado en el ministerio, he pasado por el grupo de obreros, diáconos y ayudantes pastorales, donde Dios me llama en ese entonces a la parte profética e itinerante la cual realice en provincias y ciudades de Argentina como San Juan, Santiago del Estero, Santa Fe, Córdoba, Corrientes y en las localidades de Miramar y Azul (provincia de Buenos Aires).
Hoy presido junto a mi esposa e hijo Máximo en el llamado pastoral desde el año 2006 la Iglesia Camino Angosto que nuestro Señor Jesucristo a confiado en entregarme. Mi anhelo como pastor del ministerio es formar discípulos preparados para seguir bendiciendo el cuerpo de Cristo hasta que el venga; enseñando a los que están a mi alrededor a ser como nuestro Señor desea y ajustándome a cada experiencia, llevando mi vida y la de los míos a la comprensión y perfección en Cristo Jesús, en la faceta de hombre, siervo e hijo de Dios.